09/08/2022

CNR Noticias

La Otra Agenda

Liberan al acusado de matar a su pareja en el jacuzzi de un hotel rosarino

Compartir

El giro en la causa fue tras una pericia, en su teléfono celular, que muestra mensajes entre ambos una vez que él había abandonado el alojamiento.

 

El hombre de 45 años que había sido detenido y acusado por el presunto femicidio de su pareja, cuyo cadáver fue hallado dentro del jacuzzi de un hotel de Rosario, recuperó hoy la libertad al producirse un vuelco en la investigación mediante la incorporación de una pericia de su teléfono celular, que muestra mensajes entre ambos una vez que él había abandonado el alojamiento.

En una audiencia de revisión de medida cautelar, los abogados del acusado, Ezequiel Méndez, solicitaron hoy su libertad y el sobreseimiento en el caso, informaron fuentes judiciales.

El fiscal Adrián Spelta, que investiga la muerte de la mujer identificada como Nara Giselle Acosta, se opuso a que Méndez fuera beneficiado con el sobreseimiento.

El juez Pabló Pinto revocó la prisión preventiva del hombre, que estaba detenido desde principios de mayo pasado, pero no le dictó el sobreseimiento a la espera de la concreción de medidas de prueba aún pendientes, indicaron voceros de la causa.

Lo que provocó un giro en el caso fue una pericia de parte aportada por los abogados Facundo Ruilopez, Lautaro Dantone y Christian Saragusti, realizada al teléfono celular del acusado.

Según la investigación, Méndez y su pareja Acosta, que residían en un country del partido bonaerense de Escobar, llegaron a Rosario el 13 de abril último para pasar la Semana Santa.

Se alojaron en una habitación del octavo piso del hotel Plaza Real, ubicado en el centro de Rosario, y el hombre dejó el alojamiento el 17 de abril a las 11.48, según está acreditado en la investigación.

Al día siguiente, al advertir que no habían realizado el check out para dejar la habitación, personal del hotel golpeó la puerta y, ante la falta de respuesta, ingresó por la fuerza a la habitación 801 y encontró a la mujer muerta en el jacuzzi.

Tras permanecer unos días prófugo, Méndez fue detenido el 5 de mayo en el barrio porteño de Palermo.

El 12 de ese mes el fiscal Spelta lo acusó de “homicidio calificado por el vínculo, en concurso ideal con femicidio en grado consumado” y pidió su prisión preventiva, que fue ordenada por el juez.

“En el interior de la habitación Méndez agredió, en horas de la mañana del 17 a la víctima Nara Acosta, quien se encontraba en el interior del jacuzzi, dejándola sumergida en el mismo hasta que fuera encontrada sin vida por personal de limpieza”, sostuvo entonces el fiscal.

Spelta agregó que tras “las agresiones y luego de dejar sumergida a la víctima en el interior de jacuzzi, el imputado se retiró en su automóvil Volkswagen Vento”.

En la investigación se acreditó que el hombre se retiró del hotel a las 11.49 del 17 de abril, pero ahora su defensa presentó una pericia informática al celular que revela que mantuvo comunicación con Acosta, a través de mensaje, hasta las 12,39 de ese día.

“Nosotros teníamos esa versión de nuestro cliente desde un primero momento, pero él había borrado los mensajes”, dijo el defensor Ruilopez.

Junto a sus colegas le plantearon al fiscal realizar una pericia privada para evitar las demoras de la oficial, petición que fue rechazada.

El trabajo fue realizado de todas maneras por una “perito informática de una empresa respetable y conocida, y con intervención de escribana pública”, añadió Ruilopez.

La recuperación de los mensajes, según dijo, permitió determinar que cuando Méndez abandonó el hotel su pareja estaba viva.

“Su auto fue tomado por una cámara de seguridad en bulevar Oroño y Circunvalación a las 12.24 y en el peaje de General Lagos (de la autopista Rosario-Buenos Aires) a las 12.45”, dijo Ruilopez.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) informó hoy tras la audiencia que el informe final de la autopsia practicada a la mujer “constató que la misma fallece el día 17 de abril, de 24 a 36 horas antes del hallazgo” del cuerpo, al mediodía del 18.

“La misma no pudo determinar causa de muerte por el avanzado estado de descomposición en que se encontraba el cuerpo, que estuvo sumergido entre 24 a 36 horas a una temperatura de 36 grados”, señaló el MPA, y agregó que “los exámenes toxicológicos dan cuenta de la presencia de estupefacientes en el organismo de la víctima”.

Para el abogado Dantone, también defensor de Méndez, en el caso “no hay homicidio, no hay homicida, no hay hecho ni autor”, razón por la que solicitaron la libertad de su defendido y el sobreseimiento.

El juez Pinto aceptó el primero planteo y revocó la prisión preventiva del acusado, aunque le prohibió la salida del país.