26/11/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

Bolivia anunció su retorno a las actividades como miembro del ALBA , CELAC y UNASUR

Compartir

Bolivia decidió reanudar su participación plena como país miembro de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – ratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de un comunicado de prensa, remarcó que el gobierno de Luis Arce asumió esta determinación “en su firme convicción por la integración”.

La decisión asumida por el Gobierno de facto de Jeanine Áñez de suspender la participación de Bolivia en los mencionados espacios de integración solamente respondía a intereses meramente políticos, que poco tienen que ver con la vocación integradora del pueblo, indicó la Cancillería.

Sin embargo, “los instrumentos constitutivos de estos procesos de integración regional y subregional fueron aprobados con rango de ley, tal como lo establece la Constitución Política del Estado, por tanto, los derechos y obligaciones de Bolivia derivados de estos instrumentos se mantuvieron inalterables durante los últimos años”, cita la nota.

En paralelo, Arce posesionó hoy a Sabina Orellana como ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, con el desafío de abrir paso a la diversidad nacional y revertir las desigualdades entre nacionalidades y de género.

El mandatario explicó que la misión del ministerio tiene la tarea de “reconstruir la dignidad y soberanía de Bolivia”, citó la agencia estatal de noticias ABI.

Sostuvo que la descolonización es una responsabilidad colectiva y constitucional, que se debe profundizar.

“El colonialismo y el patriarcado se basan en el establecimiento de relaciones desiguales e injustas. Descolonización y despatriarcalización es revertir esa desigualdad, es revertir esa desigualdad entre nacionalidades, así como entre hombres y mujeres”, refirió.

Por su parte, la nueva ministra aseguró que hará prevalecer el símbolo de la Wiphala (la insignia emblemática de los pueblos originarios de América) e inculcará su significado en la población, tras lamentar que haya sido quemada en el “golpe de Estado” de finales de 2019.

“Se humilló y agredió a la mujer de pollera solo por ser de pollera, se quemó el símbolo patrio, nunca más nosotros ni nadie debe agredir a nuestros símbolos patrios”, sentenció.