01/12/2021

CNR Noticias

La Otra Agenda

Detenido por balaceras a estaciones de servicios quedó imputado por un asesinato ocurrido en mayo

Compartir

Se trata de alias “cara de burro”, un sicario acusado de coautor por el homicidio de una mujer de 63 años.

 

El joven de 23 años que había sido detenido en la investigación por balaceras a estaciones de servicios de la ciudad de Rosario, quedó imputado hoy por el homicidio tipo sicario de una mujer a la que filmaron antes del crimen para enviarle el video a quien supuestamente lo había ordenado, informaron fuentes judiciales.

Nicolás Alberto Martínez (23), conocido como “cara de burro”, quedó acusado con prisión preventiva por dos años como coautor del asesinato de Ramona Luque, una mujer de 63 años baleada el 18 de mayo pasado en un Fonavi del sur de esta ciudad.

Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), por el mismo caso ya había sido imputado, también con prisión preventiva, otro joven identificad como Sebastián P.

Martínez fue detenido el martes en la investigación por seis balaceras en una semana a estaciones de servicio de Rosario, y le secuestraron más de 50 dosis de cocaína en su vivienda.

Sin embargo, fuentes del MPA indicaron que quedó desligado de esa pesquisa, aunque fue imputado por un crimen por el que era buscado.

Según la imputación del fiscal del caso, Alejandro Saldutti, los dos jóvenes llegaron en una moto conducida por “cara de burro” hasta Maestros Santafesinos al 4700, donde está el Fonavi del Parque del Mercado.

Eran las 19 del 18 de mayo pasado y los jóvenes esperaron a que una mujer, a la que tenían identificada previamente, saliera de su vivienda, precisaron las fuentes.

Finalmente dispararon contra la víctima, Ramona Luque (63), quien recibió al menos tres balazos y murió por “una lesión vascular grave” que le provocó una hemorragia, según consta en la causa.

El fiscal explicó que Martínez, el joven imputado hoy, dijo aquella noche a su cómplice: “Filmá antes de matarla, porque lo pidió René”.

Voceros de la investigación señalaron que Martínez y el otro joven imputado pertenecen a una organización criminal conducida desde la cárcel por René Ungaro, alias “brujo”, recientemente condenado a 12 años de prisión por narcotráfico en una causa federal.

Ungaro, que pertenece a una familia ligada al delito, cumple condena también por el homicidio del exjefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys, Roberto “pimpi” Camino, asesinado a tiros en la puerta de un bar en marzo de 2010.

En mayo pasado fue condenado en un juicio oral a 7 años como líder de una asociación ilícita que, según el fallo, lideraba desde prisión.