29/11/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

Ordenaron detener a los ex ministros del Interior y de Defensa de Bolivia

Compartir

Arturo Murillo y Fernando López están acusados de irregularidades en la compra de agentes químicos para las fuerzas de seguridad, en el denominado ‘caso gases lacrimógenos’.

 

La Fiscalía de Bolivia ordenó la detención de dos ministros del gobierno interino que cesó hace nueve días, debido a la presunta irregularidad en la compra de agentes químicos para las fuerzas de seguridad, pero la Policía informó este martes que ambos están fuera del país.

El Ministerio Público anunció anoche la orden de captura para Arturo Murillo y Fernando López, exministros de Gobierno y de Defensa, respectivamente, por entender que hay “elementos de convicción suficientes” sobre la comisión de los delitos indagados, así como riesgo de fuga u obstrucción de la investigación.

Sin embargo, el comandante general de la Policía, Johnny Aguilera, reportó esta tarde que esa fuga ya se concretó, pues Murillo y López salieron de Bolivia hacia Brasil el lunes 9, un día después de que asumiera el presidente Luis Arce, en un vuelo oficial.

Hemos logrado establecer una línea de tiempo que nos permite acreditar la salida de un vuelo en el (avión de la Fuerza Aérea) FAB-046, esto es un vuelo oficial, que sale del aeropuerto del Trompillo, en Santa Cruz, con destino a Puerto Suárez (fronteriza con la ciudad brasileña Corumbá), con cuatro ocupantes”, detalló Aguilera.

“Arriban allí a las 14.25 y a partir de ese momento se han realizado las gestiones, vamos a llamar administrativas, que han permitido que esas autoridades salieran de nuestro suelo”, agregó.

Aguilera dijo que publicaciones en medios de comunicación y redes sociales “han puesto de manifiesto que el exministro de Gobierno se encuentra en Panamá y el exministro de Defensa está en San Pablo, Brasil”, según la agencia de noticias ABI.

Murillo y López están acusados del delito de uso indebido de influencias en la adquisición de agentes químicos antidisturbios, en el llamado “caso gases lacrimógenos”.

La Fiscalía ya había solicitado previamente a las autoridades migratorias que se impidiese la salida del país de los dos integrantes del gabinete de la presidenta interina Jeanine Áñez.

Las investigaciones sobre Murillo y López parten de una denuncia presentada en junio por diputados del Movimiento al Socialismo (MAS), ahora en el gobierno y, según la Fiscalía, los perjuicios económicos de la compra de los gases lacrimógenos podrían alcanzar los dos millones de dólares.

Por otra parte, el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) Alberto Aguilera, confirmó un allanamiento en el domicilio de Murillo en Cochabamba, aunque en relación con las pesquisas sobre la desaparición de la libreta de servicio militar del expresidente Evo Morales.

“Lo que me indican es que (la casa) estaba vacía”, explicó, según el diario Página Siete.