29/11/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

Cámara de Diputados: debatirán un proyecto que prohíbe la venta de tierras incendiadas en la Cámara de Diputados

Compartir

La iniciativa, impulsada por Máximo Kirchner, busca detener la quema de bosques nativos y otras áreas naturales protegidas para desarrollos inmobiliarios. Cuenta con mayoría para obtener media sanción el próximo martes.

 

El oficialismo buscará sancionar el martes próximo en la Cámara de Diputados un proyecto que protege los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 años, para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios.

La iniciativa impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, tendrá lugar en el debate de la sesión especial cuyo tema central es el tratamiento del proyecto de Aporte Solidario Extraordinario a las Grandes Fortunas.

El dictamen que se debatirá el martes fue respaldado por los diputados de los Interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo, lo cual asegura mayoría para la sanción de la iniciativa

El proyecto reforma la Ley 26.815 del Manejo del Fuego y establece que “no se podrá cambiar el uso de esas zonas para emprendimientos inmobiliarios o cualquier actividad agrícola que sea distinta al empleo y destino que la superficie tuviera como habitual al momento del incendio”.

El texto remarca que ese uso no podrá ser modificado por el término de 60 años para que “los bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales” tengan garantizadas las “condiciones para la restauración de las superficies incendiadas”

En el caso de que se trate de una zona agrícola, se impone una limitación de 30 años.

En esos plazos “no se podrán realizar en los bosques naturales o implantados la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares”.

Tampoco se podrá “hacer cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio”, se sostiene en los fundamentos de la iniciativa.

Además, se fija en el proyecto que el plazo de 60 años “se puede extender, sí así lo indicase el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de la jurisdicción correspondiente”.

“En el caso de incendios de zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales y en áreas donde las estructuras edilicias se entremezclan con la vegetación fuera del ambiente estrictamente urbano o estructural, no se permitirán modificar esos suelos por el termino de 30 años para lograr su restauración”, se indica en el proyecto.