05/12/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

La salida de María Eugenia Bielsa del Ministerio de Hábitat

Compartir

La funcionaria dejó su cargo tras 11 meses. Su salida llega tras la crítica de Cristina Kirchner a los “funcionarios y funcionarias que no funcionan”. El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, sería su reemplazo.

 

Tras varias críticas a su función y luego de tensiones internas en el Frente de Todos, María Eugenia Bielsa dejó de ser la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat tras 11 meses en su cargo.

La primera funcionaria eyectada luego de la carta de Cristina Kirchner en la que marcaba que había “funcionarios y funcionarias que no funcionan” es Bielsa. Su reemplazo no está confirmado, pero según supo El Destape el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, sería quien la reemplace. Ferraresi compartió actos con Alberto Fernández en el último tiempo y fue muy elogiado por el Presidente por su gestión en esa ciudad del conurbano bonaerense.

Esta mañana, Nicolás Lantos adelantó que Alberto Fernández preferiría que los cambios en el gabinete pudieran hacerse sin demasiado ruido. “Los ve como un ajuste de tuercas lógico en un equipo que lleva casi un año de trabajo en el peor de las condiciones, más que como un acontecimiento político en sí mismo. Sin embargo no podrá evitar las especulaciones y segundas lecturas cuando todos los focos apuntan al gabinete, sobre todo después de la carta de Cristina Fernández de Kirchner que puso en palabras lo que muchos, incluso el Presidente, pensaban: hay figuras que no supieron adaptarse al ritmo que demandan la doble crisis de pandemia y recesión. El Presidente ya tiene sobre su escritorio varias opciones de recambio para su staff de ministros y secretarios de Estado, algunas de las cuales ya están en marcha”. afirmó Lantos.

Hace semanas, por no decir meses, que Bielsa es una de las ministras más señaladas a la hora de apostar por recambio. Dirigente con peso propio y una larga carrera antes de aterrizar en el gabinete de Fernández, Bielsa no cuenta con el respaldo de ninguna de las columnas que sostienen el Frente de Todos: no tiene buenos lazos con el Instituto Patria, ni con La Cámpora, no con el Frente Renovador, ni con los movimientos sociales ni con los sindicatos, y tampoco forma parte del equipo chico del mandatario. Esa orfandad la deja colgando de un pincel.

El área que hasta hoy encabezaba aparece en el foco de la crisis. Las malas condiciones habitacionales de muchísimos argentinos quedaron en primer plano durante la pandemia; las tomas de terrenos volvieron a poner en agenda la cuestión; los alquileres estuvieron entre los costos de vida que más aumentaron este año. A ese estado de situación se contrapuso un ministerio que “nunca terminó de arrancar”, según consignan en la Rosada. Ponen como ejemplo el caso del Renabap, que tiene a cargo la integración urbana de más de 4000 barrios populares, un proyecto que comenzó en la gestión anterior, pero Fernández adoptó como propio pero que no tuvo progreso en estos meses, a pesar de esa decisión política.

La urbanización de barrios populares

En las últimas semanas, la decisión política de profundizar en esa dirección se da en un contexto de tensiones por ocupaciones de tierras y desalojos de fuerzas de seguridad. El panorama se da en un contexto de tensiones por las ocupaciones de tierras y desalojos con fuerzas de seguridad.

En este sentido, tal cual contó Matías Colombatti en El Destape, el  proceso de urbanización está en marcha, actualmente, en 46 barrios, apenas el 1 por ciento del total. El objetivo oficial es que sean 400 barrios por año, en un trabajo que llevaría, sin demoras, no menos de una década. Mientras tanto, en la urgencia, la conformación del fideicomiso libera esos fondos para incrementar la escala de obra.

El presidente Alberto Fernández traspasó en octubre la Secretaría de Integración Sociourbana (SISU) del ministerio de al ministerio de Hábitat y Vivienda, a cargo de María Eugenia Bielsa, al de Desarrollo Social, luego de cuestionamientos internos y reclamos de las organizaciones sociales por la lentitud en la implementación del programa.

Fuente: El Destape.