26/11/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

Fuertes bajas en los rindes de trigo por efectos de la sequia en la provincia

Compartir

El Ministerio de la Producción de la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indica que la cosecha de ese cereal viene “revelando en sus resultados el déficit hídrico sufrido”.

 

El proceso de cosecha de trigo en el centro y norte de Santa Fe muestra una fuerte baja en los rindes respecto de la campaña anterior debido a la incidencia de la sequía en todo el ciclo, por lo que se estima un promedio de no más de 20 o 21 quintales por hectárea, afirmaron hoy fuentes del sector.

El informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción de la provincia y la Bolsa de Comercio de Santa Fe indica que la cosecha de ese cereal viene “revelando en sus resultados el déficit hídrico sufrido”, cuando se lleva recolectado el 20% de la superficie sembrada, es decir, unas 69.700 hectáreas.

Los productores estiman que los rendimientos promedio fluctuarán entre los 20 y los 21 quintales, lo que representaría una baja de entre 13 y 14 quintales de un año para otro, ya que en la campaña 2019 se llegó a 34,25 quintales por hectárea.

Esa merma en el rendimiento tendría como resultado la cosecha de alrededor de 720.000 toneladas.

“El trigo llegó a la cosecha atravesando en su ciclo un déficit hídrico muy importante, que repercutió en las diferentes etapas fenológicas”, indica el trabajo.

Hay un 40% de los cultivares que tienen buen desarrollo en las diferentes etapas, sin inconvenientes en el estado sanitario, con una previsión de rendimientos de entre 28 y 32 quintales.

Además, un 30% de los lotes están en estado regular, con síntomas de déficit hídrico, lotes no uniformes y poco desarrollo en altura de las plantas, lo que baja los promedios estimados a entre 18 y 22 quintales.

El 30% restante son sembrados en estado malo, con inconvenientes en los stands de plantas, coloración pálida, poco desarrollo de estructura, altura de planta y espigas chicas, lo que hace prever rendimientos de entre 6 y 12 quintales por cada hectárea.