24/11/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

La provincia proyecta una estabilidad fiscal para las pymes en 2021

Compartir

El gobierno incluirá una serie de beneficios para los sectores económicos más castigados por la pandemia.

 

El Gobierno de Santa Fe mantendrá la estabilidad fiscal para las pymes y no modificará la carga tributaria para las demás empresas en 2021, de acuerdo con el proyecto de ley impositiva remitido por el Ministerio de Economía a la Legislatura provincial.

“Se mantiene la estabilidad fiscal para las pymes santafesinas y no se modifica la carga tributaria para las demás empresas durante el año 2021”, resumió el titular de la cartera económica, Walter Agosto, al adelantar los principales lineamientos de la iniciativa.

En ese sentido, Agosto indicó que no habrá sectores productivos a los que se les incremente la carga tributaria real, y que por diversas medidas “la presión fiscal global en 2021 será menor en la provincia de Santa Fe”.

En relación con el Impuesto Inmobiliario, tanto urbano como rural, se suspenderá la utilización de los coeficientes que impactaban en las valuaciones de los inmuebles para determinar el impuesto, lo que generará una disminución en la emisión de ambos impuestos y por ende en la recaudación efectiva.

El Gobierno local dijo respecto de este tributo que se efectuará una actualización mínima que, en promedio, será del 22% en el Inmobiliario Urbano y del 24% en el Inmobiliario Rural, debajo de la inflación esperada y de lo previsto en la ley actual.

El texto mantiene el beneficio para los pequeños productores agropecuarios (hasta 50 hectáreas), que continuarán pagando el mismo impuesto inmobiliario real que este año, y establece un beneficio para contribuyentes cumplidores del inmobiliario rural y también urbano, eximiendo la cuota 6 de 2021 en la medida que hayan abonado el impuesto en los períodos 2019 y 2020.

También se establece un régimen especial para la Economía del Conocimiento y se adhiere a la ley nacional que la promociona, y genera en la provincia un marco jurídico de estabilidad fiscal y una exención por 10 años para el pago de impuestos a los ingresos brutos, sellos e inmobiliario.

El proyecto también plantea beneficios para sectores afectados por la pandemia de coronavirus, como exenciones de las cuotas del Régimen Simplificado y de los saldos de declaraciones juradas de ingresos brutos y del impuesto a los sellos por el período septiembre 2020 a marzo de 2021.

En el caso de impuesto inmobiliario se eximen las cuotas 2 a 6 de 2020 y 1 y 2 de 2021.

También se dispone la implementación de un régimen de regularización tributaria para deudas devengadas hasta el 31 de octubre de 2020, mejorando las condiciones de los regímenes especiales vigentes este año, tanto en el plazo máximo de financiación, intereses y condonación de multas.