04/12/2020

CNR Noticias

La Otra Agenda

Una denuncia por desaparición en los archivos de la Policía, la clave hallada por el fiscal de la causa “Klotzman”

Compartir

En abril de 2016, El fiscal Adolfo Villatte se enteró de la existencia de un segundo sobreviviente del centro clandestino de detención (CCD) de Rosario conocido como “Quinta Operacional de Fisherton”.

 

El titular de la Unidad fiscal de causas de lesa humanidad de Rosario, Adolfo Villatte, dijo ante la aparición 40 años después de un hombre secuestrado por la dictadura que en esos casos hay que ser “muy cauteloso”, pero al confirmar el testimonio con una denuncia policial de entonces “no tuvimos ninguna duda”.

Hasta entonces, el exdetenido-desaparecido Fernando Brarda era el único sobreviviente que había dado cuenta de la existencia del CCD por donde pasaron 29 víctimas del terrorismo de Estado, todas desaparecidas.

Un grupo de antropólogos que realizaba tareas en el lugar dio con el testimonio de Daniel Guibes, que trabaja en la escuela que había comprado el predio donde funcionó el CCD, quien les reveló que había estado secuestrado en ese lugar en octubre de 1976.

Cuando el dato llegó a la Fiscalía “tuvimos mucho cuidado al principio, porque en esos casos hay que ser muy cauteloso”, dijo Villatte

“Pero cuando aparece el registro en la comisaría dando cuenta del secuestro, no tuvimos ninguna duda”, completó.

Para confirmar la veracidad del relato del hombre que había guardado su historia de víctima del terrorismo de Estado por 40 años, la Fiscalía hurgó en los libros de guardia de la comisaría del barrio donde vivía Guibes cuando fue secuestrado por una patota policial.

“Su familia había hecho una denuncia cuando lo secuestran, en la comisaría de su barrio. Fuimos a buscar los libros y allí consta la denuncia de su madre”, relató Villatte.

Con ese elemento, el relato del hombre quedó corroborado con una prueba objetiva.

El fiscal señaló que la declaración de Guibes en la instrucción del caso –que ahora está en instancia de juicio oral- “fue buena en el sentido de que describió bien el lugar” donde estuvo secuestrado.